Revisión en Origen vs Previo en origen

Revisión en Origen vs Previo en origen

Una de las metas de las empresas al momento de importar es la de acelerar cuanto sea posible el ingreso de la mercancía al país. Para esto, muchas veces se busca evitar uno de los procesos que más tiempo consumen que es la revisión física de la mercancía en territorio nacional. Para esto, algunos agentes aduanales acceden a omitir las revisiones de mercancía siempre y cuando se les presente con evidencia de que se está cumpliendo con las regulaciones necesarias para la importación del material, y esto puede darse por medio del previo en origen y la revisión en origen.

La revisión en origen está contemplada dentro de la Ley Aduanera donde a algunas empresas certificadas de sectores estratégicos se les otorga el beneficio de que sus proveedores sean considerados de confianza y por lo tanto no tengan que someterse a una revisión física en territorio nacional, así mismo en caso de haber alguna discrepancia que se llegara a detectar por la autoridad, uno de los beneficios es que no se aplicarían multas y se dan facilidades como lo son el corregir este tipo de situaciones cuando se recibe la carga en planta

El previo en origen, si bien no está considerado en la Ley aduanera, consiste en la revisión de las mercancías desde el lugar donde son embarcadas presentando evidencia mediante un reporte fotográfico. Este tipo de servicio es ofrecido por empresas externas las cuales adicional a lo ya mencionado manejan diversos servicios los cuales pueden ayudar a proporcionar una mayor seguridad a los compradores con respecto a su mercancía, como lo son verificar que la empresa contratada como proveedor realmente exista y no se trate de alguna empresa fantasma en el extranjero, que cuente con la estructura necesaria para cumplir con las exigencias de producción, comprobar que la calidad del producto corresponda a la previamente pactada entre ambas partes, etc.

En este esquema el importador y agente aduanal asumen riesgos hasta ciertamente medidos ya que ambos confían en los datos que las empresas certificadoras desde origen emiten para cuantificar productos y etiquetados, así como la toma de números de identificación individual como lo son marcas, números de serie, lote, etc. La principal diferencia contra la Revisión en origen consiste en que en caso de que la Aduana detecte discrepancias en la mercancía si se aplicaran las multas correspondientes de acuerdo con la gravedad de la omisión detectada.

 

Autor: Josué Acosta
Consultor de Comercio Internacional